Be a star...

Se puede decir que, en cierta forma y subjetivamente, "todos somos estrellas". Pero no todos tienen un papel principal, los grandes solos o sus canciones en los primeros puestos, pero todo esto es por su propia elección. Algo que me enseñó la vida es que hay estrellas legendarias y estrellas que prefieren ser queridas. ¿Cuál elegiría yo? Simple, preferiría cien veces ser una estrella a ser querido. No digo que esto sea lo correcto, saludable o mejor que ser querido. Al final, son las que son recordadas, las que se convierten en leyendas, los que marcan un antes y un después. No sé si cambiaría el estrellato por el ser querido por mucha gente, pero lo que si se es que no hay nada que no haría por ser el centro de atención.

No hay comentarios: