Una persona diferente, queriendo ser igual.

Una persona diferente, queriendo ser igual. Esto, desde mi punto de vista, es una grave enfermedad. Es grave forzarse a ser igual: provoca neurosis, psicosis, paranoia. Es grave querer ser igual, porque eso es forzar a la naturaleza e ir en contra de las leyes de Dios, que en todos los bosques y selvas del mundo no creó una sola hoja igual a otra. Pero la mayoría considera una locura ser diferente y por eso mandan a la gente a los manicomnios: porque allí, como todos son diferentes, pasan a ser iguales que todo el mundo. Por no tener el valor de ser diferentes, las personas van contra la naturaleza y el organismo comienza a producir amargura, principal causa de la depresión.

No hay comentarios: